César «El Poeta de la Zurda» Cueto

César Augusto Cueto Villa (Lima, 16 de junio de 1952)​ es un exfutbolista peruano, reconocido como uno de los más talentosos jugadores que ha producido el fútbol peruano.

Fue uno de los mejores mediocampistas sudamericanos entre los 70s e 80’s y probablemente el jugador mejor dotado técnicamente que produjo Perú en su historia. Apodado «El Poeta de la Zurda», fue un centrocampista ofensivo o enganche de excepcional habilidad, dominio de balón, gran visión de juego y capacidad para la asistencia, además de un muy vistoso estilo que marcó época, características que lo han hecho ganar un lugar entre los mejores mediocampistas zurdos en la historia del fútbol peruano.

Durante su carrera, militó en clubes de América desde 1969. Destaco en la Liga Peruana con Alianza Lima, con el que logró tres campeonatos locales y uno internacional: Copa Simón Bolívar 1976. Su etapa con el Atlético Nacional en Colombia fue la más brillante de su carrera ganando la Liga Colombiana y siendo elegido en dos oportunidades el mejor jugador del torneo, convirtiéndose en un ídolo de la historia del club. También tuvo un paso destacado por otro gigante colombiano: América de Cali, donde logro proclamarse campeón nacional en 1984.

En Colombia se erigió en una estrella histórica y es por muchos considerado el mejor futbolista extranjero de todos los tiempos de la Liga Colombiana, tal vez exceptuando algunos gigantes de la época de El Dorado.

Con la Selección de fútbol de Perú, integró una generación dorada que logró la Copa América de 1975 y participó en los mundiales de Argentina ’78 (cuartos de final) y España ’82.

SUS INICIOS

Formado en las divisiones menores de Alianza Lima, Cueto fue ascendido al primer equipo en 1969 con solo 16 años, debutó en un partido contra el Deportivo Municipal jugando como puntero izquierdo. Desde entonces empezó a alternar en el equipo blanquiazul que tenía en esa época a una de las mejores delanteras de su historia: Baylón, «Pitín» Zegarra, «Perico» León, Cubillas y «Babalú» Martínez. En 1971 Alianza Lima obtiene el subcampeonato y Cueto, con sólo 19 años, se destacó nítidamente como la principal pieza de recambio del equipo.

Como dijo el mismo César Cueto, nunca soñó con jugar en Alianza Lima. Su ilusión era otra: jugar y divertirse con el balón. Su llegada al cuadro blanquiazul se produjo, según explica, sin que él lo planeara. En uno de los tantos partidos que jugó en las calles del Rímac, César fue observado por Fernando Martínez, hermano de ‘Babalú’ Martínez, y le propuso llevarlo a las instalaciones del cuadro íntimo, donde debía pasar una serie de pruebas bajo la atenta mirada de Rafael Castillo, entrenador de las divisiones menores de Alianza Lima. Cueto, como era de esperarse, pasó las pruebas sin problemas y desde ese momento se inició como jugador del cuadro del cual era hincha.

Su etapa en las divisiones menores de Alianza Lima casi ni la sintió. Todo sucedió muy rápido para él, e incluso su debut en Primera se produjo cuando solo tenía 16 años.

«Yo llegué a jugar en Alianza porque me llevaron cuando tenía once o doce años. Primero realicé unas pruebas en enero, las cuales pasé, y luego nos citaron a entrenar todos los sábados. Jugué en los infantiles, luego en los juveniles, y debuté en el primer equipo a los 16 años. Todo ello sucedió demasiado rápido y poco a poco me di cuenta de la profesión que estaba ejerciendo», confiesa César sobre su llegada a tienda íntima.

En 1969, cuando solo tenía 16 años, Cueto ya formaba parte del primer equipo de Alianza Lima. Su debut, frente a Deportivo Municipal, se produjo ese mismo año. El resultado no fue el esperado (derrota 2-1 frente a los ediles), pero la actuación del ‘Poeta’ fue más que sobresaliente. Aquel partido no solo sirvió para demostrar que estaba preparado para asumir su función como creador de Alianza Lima, sino también para que la afición conozca a quien más tarde se convertiría en el ídolo de grandes y chicos.

«Debuté profesionalmente a los 16 años frente al Deportivo Municipal, que contaba en ese entonces con Hugo Sotil. Nos ganaron 2-1, pero para mí fue una grata experiencia porque tuve la oportunidad de jugar al lado de grandes jugadores, como Baylón, ‘Pitín’ Zegarra, Teófilo Cubillas, ‘Perico’ León, ‘Babalú’ Martínez…», recuerda César Cueto.

Desde ese instante, Cueto empezó a alternar esporádicamente, sobre todo porque delante de él tenía a jugadores de reconocida trayectoria, como Luis ‘Babalú’ Martínez, quien jugaba en la misma posición que el ‘Maestro’, Julio Baylón, ‘Pitín’ Zegarra y ‘Perico’ León. Todos ellos ya eran consagrados y a Cueto no le quedó otra que probar suerte en otro equipo. Años más tarde regresaría para demostrar que él era uno de los grandes.

SU PASO POR JOSÉ GÁLVEZ Y MUNICIPAL

Ante la necesidad de tener más continuidad, y en Alianza Lima no lo podía hacer debido a la presencia de jugadores consagrados, aceptó un contrato ventajoso que le propuso el José Gálvez FBC de Chimbote, equipo recién ascendido pero que gozaba entonces de solvencia económica por el auge de la industria pesquera en el Perú. Con el equipo chimbotano llegó a clasificar a la liguilla final de la liga peruana de fútbol en el año 1972, jugando ya de centrocampista, mostrando un rendimiento sobresaliente y destacando junto a otros jugadores de primer nivel que también actuaban en ese equipo como Luis La Fuente y Ottorino Sartor. En 1973 Cueto firmó por Deportivo Municipal, teniendo un año muy irregular debido a los problemas económicos del club.

EL REGRESO TRIUNFAL A ALIANZA LIMA

En 1974 regresa al Alianza Lima, y en 1975 se dio el despegue definitivo del ‘Poeta de la Zurda’, no solo porque se afianzó en el equipo titular de Alianza Lima, junto a figuras de la talla de José Gonzales Ganoza, Jaime Duarte, Salvador Salguero, Augusto Palacios y el ‘Patrón’ José Velásquez, sino porque además alcanzó los logros deportivos que tanto deseaba (como el título nacional de 1975) y la convocatoria a la selección peruana, que finalmente alcanzó el título de la Copa América de ese año.

La campaña del cuadro íntimo, dirigido por Marcos Calderón, fue sobresaliente. De 39 partidos disputados, alcanzó 22 victorias, 13 empates y solo 4 derrotas, sumando 57 unidades en la clasificación, seis más que el Alfonso Ugarte de Puno. Aquel era un equipo habilidoso, pero se caracterizaba más por su garra y agresividad.

César Cueto fue uno de los goleadores de aquella campaña con siete tantos, diez menos que su compañero Juan Rivero.

Un año después, la temporada no fue tan brillante. Alianza ocupó el quinto lugar con 34 unidades, cinco menos que el campeón Unión Huaral. Los íntimos alcanzaron once victorias, doce empates y siete derrotas. Cueto, una vez más, dio muestras de su capacidad y calidad en innumerables ocasiones, pero ello no fue suficiente para alcanzar el objetivo deseado.

Ya en 1977, Alianza Lima formó el mejor equipo de su historia. En él estaban, además de César Cueto, Hugo Sotil, Teófilo Cubillas, Jaime Duarte, José Velásquez y el recordado portero José Gonzles Ganoza, víctima de la más grande tragedia que enlutó al fútbol peruano en 1987.

Bajo la batuta del uruguayo Juan Eduardo Hohberg, Alianza Lima consiguió el título, teniendo como gran escollo a Sporting Cristal, otro de los rivales más pintados de la época. En uno de los cinco enfrentamientos entre íntimos y rimenses, César Cueto convirtió uno de los goles más bonitos que recuerda el aficionado. Cuando el ‘Maestro’ se encontraba cerca del mediocampo, observó adelantado a Ramón Quiroga, y, sin pensarlo mucho, sacó un tiro bombeado que superó al ‘Loco’. La afición ‘grone’ no solo celebró, sino que además se divirtió por tamaña osadía del ‘Poeta’.

Al año siguiente, Alianza Lima alcanzó el bicampeonato, aunque con un poco más de dificultad. En la clasificación general, los blanquiazules sumaron 44 unidades, uno más que Universitario de Deportes, rival al cual Alianza había derrotado durante toda la temporada (2-1 en sus dos choques).

La campaña del cuadro íntimo, dirigido por Marcos Calderón fue sobresaliente, de 39 partidos disputados, alcanzó 22 victorias, 13 empates y solo 4 derrotas, sumando 57 unidades en la clasificación, seis más que el Alfonso Ugarte de Puno. Aquel equipo se destacaba por el talento y la habilidad de Cueto, la personalidad y fuerza de José Velásquez y el acompañamiento de buenos jugadores como González Ganoza, Jaime Duarte y Augusto Palacios, entre otros.

En 1976, forma parte del primer título oficial internacional de Alianza Lima, al ganar la Copa Simón Bolívar 1976, donde junto a él destacaron figuras como José Velásquez y José González Ganoza. También disputaron las semifinales de la Copa Libertadores de ese mismo año.

En 1977 Alianza Lima formó lo que para muchos entendidos es el mejor equipo de su historia. En él estaban, además de César Cueto, grandes figuras como Hugo Sotil, Teófilo Cubillas y José Velásquez. El equipo ganó la liga peruana de fútbol de ese año, disputando palmo a palmo el campeonato con Sporting Cristal que también tenía un equipo poderoso en esa época. Precisamente ante el equipo «celeste», César Cueto convirtió uno de los goles más bellos que recuerdan los aficionados peruanos; Cuando se encontraba cerca del mediocampo, observó adelantado al portero Ramón Quiroga, y, sin pensarlo mucho, sacó un tiro bombeado que superó al ‘Loco’3​ Esa temporada Alianza Lima endosaría a Universitario de Deportes, su eterno rival, un contundente 6-1. A fin de la temporada el equipo dejaría para el recuerdo un festín de jugadas, paredes, goles de antología y la vuelta olímpica en la cara del eterno rival.

En 1978 Alianza Lima mostrando la misma calidad obtuvo el bicampeonato, aunque con un poco más de dificultad. Con el paso del tiempo es reconocido como uno de los grandes ídolos del club, ocupando un lugar privilegiado al lado de otros grandes como Teófilo Cubillas o Alejandro Villanueva.

EL ÉXITO EN COLOMBIA

En 1979 ficharía por el Atlético Nacional de Medellín. Con base en habilidad, magia y destreza, se ganó ya en su primera temporada el cariño y respeto del pueblo colombiano, pese a que su equipo no ocupó una posición destacada. Un año después, alcanzan el cuarto lugar, pero su consagración definitiva se produjo en 1981 al ganar, por fin, el ansiado título.4​ Esa fue también su mejor temporada con el cuadro verde, ya que además del título, Cueto no sólo fue el conductor, capitán y goleador del equipo (17 tantos) sino el mejor jugador del campeonato colombiano.5​ Todos los medios destacaban su talento y calidad:6​7​ reconocían que su pierna zurda hacía magia, en jugadas cortas, en pases largos y en goles.

En 1984, ya con 32 años, Cueto pasa a jugar por el América de Cali y gana el campeonato de ese año con el equipo caleño siendo el capitán y conductor del equipo.8​ El Poeta de la zurda sufrió una lesión jugando por este equipo en 1985 que causó su retiro de las canchas durante un año. Estuvo apenas una temporada con el equipo «escarlata», pero su talento, habilidad y pases «quirúrgicos» dejaron una huella indeleble en la memoria de sus seguidores, al punto de ser considerado uno de los mejores de su historia.9​

Recuperado de su lesión y con 34 años de edad tuvo un breve paso en el Deportivo Pereira en 1986 (jugó 18 partidos) y en el Cúcuta Deportivo en 1987, mostrando en ambos equipos destellos de su gran calidad, retirándose definitivamente de la competencia oficial.

EL RETORNO DEFINITIVO

Tras su paso por el fútbol colombiano y la selección nacional, César Cueto se alejó un tiempo de las canchas, pero volvió luego de la tragedia de Ventanilla (diciembre de 1987), en la cual murió casi todo el plantel aliancista. El ‘Poeta’ no rindió como en épocas pasadas, pero sí dio muestras de su calidad en cada partido que le tocó actuar.

Se destaca un golazo de tiro libre en un clásico de 1989 al portero Chavez Riva de Universitario. En agosto de 1988 refuerza al club Sporting Cristal para disputar la Copa Marlboro, que obtiene luego de vencer al Benfica y Barcelona de Guayaquil. Los últimos años de Cueto en el fútbol profesional estuvieron marcados por constantes retornos y despedidas que culminaron en 1991, marcando un total de 49 goles con la blanquiazul. cuando se retiró definitivamente. De ahí en adelante, Cueto ha participado en un sinfín de partidos benéficos y amistosos demostrando su gran calidad.

Un año después volvió a jugar en Alianza, y, aunque su rapidez no era la misma, su calidad sí lo era. En ese año, César Cueto anotó dos estupendos tantos que permanecen en la mente de los aficionados, ambos de tiro libre. El primero de ellos en la valla de Cristal, defendida por Jesús Purizaga, y el segundo en el arco de Universitario de Deportes, cuando en el cuadro crema atajaba César Chávez-Riva.

Aquellas fueron dos pequeñas muestras de su gran talento, que, a pesar de los años, siempre se mantuvo intacto.

SELECCIÓN NACIONAL

En total, Cueto ha jugado 47 partidos con la selección inca, llegando a anotar 6 goles.

El debut con la blanquirroja
Debutó en la Selección de fútbol del Perú en la victoria de 3-0 sobre Bolivia en la Copa Independencia de Brasil en 1972,10​ sin embargo, Perú fue eliminado en la primera ronda. Posteriormente fue convocado a la Selección de fútbol del Perú que ganó la Copa América de 1975, en la primera fase Cueto anotó un gol en la victoria sobre Bolivia por 3:1, luego una lesión le impidió continuar jugando el torneo.

Copa Mundial de Fútbol 1978
Cueto no participó en las eliminatorias para la Copa Mundial de Fútbol de 1978 pero si lo hizo en el mundial donde fue jugador titular. En el primer encuentro anotó el gol del empate peruano ante Escocia que se había adelantado en el marcador. Teófilo Cubillas marcaría los dos goles con que Perú ganó 3:1. Luego vendría el empate con Holanda 0:0 y la goleada a Irán 4:1.

En estos tres partidos Cueto estuvo brillante en el centro del campo junto a Teófilo Cubillas y José Velásquez, la crítica deportiva internacional calificó el mediocampo de Perú como el mejor de la primera fase del mundial, sin embargo en la segunda fase Perú bajaría su nivel y terminaría el Mundial en forma decepcionante, para el olvido. Al parecer la deficiente preparación física del equipo impidió que sostuviera el mismo nivel en las instancias finales.

Eliminatorias de 1981
Bajo la batuta del brasileño Elba de Padua Lima «Tim», Perú conformó en los primeros años 80, una de sus mejores selecciones de todos los tiempos. En aquella ocasión Perú mostró un fútbol elegante, hábil y contundente, fue bastante superior a sus rivales, brillaron casi todos: Héctor Chumpitaz y Rubén Díaz por su seguridad en la zaga, José Velásquez por su temperamento, Julio César Uribe por su gambeta, Juan Carlos Oblitas por su inteligencia en el ataque, Guillermo La Rosa por su contundencia y oportunismo frente al arco rival y César Cueto, el ‘Maestro’, por su imaginación para crear, cuantas veces quiso, las mejores jugadas de peligro de su selección.

Perú inició el torneo con un empate 1:1 frente a Colombia en Bogotá, luego vencería 2:1 a Uruguay en el Centenario de Montevideo, 2:0 a Colombia en Lima, cerrando con un empate 0:0 ante Uruguay en Lima.

La gira por 3 continentes
Preparándose para el mundial España 1982 la Selección Peruana realizó una gira por Estados Unidos, Europa y África. Luego de un mal inicio ante el Cosmos de Nueva York en donde Cueto se lio a golpes con Johan Neeskens en una batalla campal entre ambos equipos, la Selección Peruana viajó a Europa cosechando muchos triunfos, destacándose el 2:1 sobre Hungría en Budapest y el 1:0 sobre la poderosa Francia de Michel Platini en el Parque de los Príncipes en París, aquella noche Cueto estuvo inspirado e hizo un derroche de todo su talento, junto a Julio César Uribe dieron un concierto de gambetas, pases magistrales y buen fútbol frente a los franceses. Precisamente un magistral pase del Poeta de la Zurda permitió a Juan Carlos Oblitas anotar el gol de la victoria.​ Tres días después, anotaría un gol desde casi 30 metros a la selección de Argelia, para lograr el empate 1:1 ante el buen equipo africano que cumpliría una gran actuación en el mundial.1

Copa Mundial de Fútbol 1982
Luego de lo mostrado en las eliminatorias y en la gira por Europa, Perú llegó con la expectativa de alcanzar las instancias finales del Mundial España 1982, confiado en el gran equipo que tenía y apoyados en el talento de Cueto, sin embargo, los resultados no fueron los esperados: 0-0 con Camerún, 1-1 ante Italia, que alcanzaría el título mundial, y derrota 1-5 frente a Polonia, provocaron una gran decepción en su país, algunos medios mencionaron, incluso, que la división del grupo y las peleas internas determinaron la eliminación de Perú, pero César Cueto desmintió todo, considerando que debido a los contratos publicitarios el equipo jugó demasiados partidos preparatorios y llegó desgastado al mundial. La participación de Cueto en el mundial fue decepcionante, al punto que el entrenador de la selección peruana, Elba de Padua Lima Tim, declararara que: «Me iré a la tumba sin saber por qué Cueto no hizo un pase bueno».

Eliminatorias del Mundial 1986
Tres años después, se inició otra etapa eliminatoria, para los entendidos Perú presentó el último buen equipo de su historia. César Cueto jugó todo ese proceso, anotando un gol frente a Venezuela, pero los resultados no acompañaron al equipo peruano. Una derrota ante Colombia obligó a Perú a tener que ganar al poderoso equipo argentino los 2 partidos finales para clasificar.

En el primer partido Perú venció al equipo de Maradona 1:0, Cueto jugaría un gran partido. Luego en el partido definitorio, jugado en Buenos Aires, Perú, de la mano de César Cueto, brindó una de sus últimas grandes actuaciones. El Poeta de la Zurda, en una tarde iluminada, se cansó de fabricar peligro, y en una de sus jugadas más destacadas eludió a dos rivales (incluido Diego Maradona), pasó por el medio de otros dos argentinos con la pelota dominada​ para luego habilitar, con una magistral asistencia que pasó entre Daniel Passarella y Enzo Trossero, a Gerónimo Barbadillo, quien finalmente convirtió el segundo tanto peruano. Después Argentina empató faltando 9 minutos y mandó a Perú al repechaje contra Chile, cuya selección dejó fuera del Mundial a la blanquirroja. Esta jugada en palabras del periodista uruguayo Emilio Lafferranderie, el Veco Cueto vencería las leyes de la física, al realizar tan extraordinaria jugada.

Pinceladas después del retiro
A pesar de que se retiró de la práctica del fútbol en 1991, Cueto jugaría amistosos donde destacaría nítidamente el partido Alianza Lima vs Real Madrid en 1996, donde se cansaría de lanzar pases y de realizar jugadas de lujo, parecía un futbolista activo y luego formó parte de la Selección de fútbol del Perú hasta el año 1999 mostrando en todas las oportunidades su excelente habilidad y capacidad para la asistencia. Entre sus mejores recuerdos está la extraordinaria asistencia a José Pereda para el triunfo de Perú sobre Colombia por 1:0, cuando ya tenía 45 años, lo que lo convierte en uno de los futbolistas más veteranos en alinear en un partido internacional-A.

El Poeta de la Zurda es para entendidos y los que lo vieron jugar uno de los grandes futbolistas en la historia del Perú y a la vez uno de los mejores en la historia del fútbol colombiano. Para el periodista uruguayo Emilio Lafferranderie, el Veco, Cesar Cueto fue mal vendido a Colombia, pues su calidad estaba a su juicio a la par de la de Ricardo Bochini y Michel Platini, referentes de su época.

PARTICIPACIONES EN MUNDIALES

PARTICIPACIONES EN COPA AMÉRICA

CAMPEONATOS NACIONALES

TORNEOS ZONALES

CAMPEONATOS INTERNACIONALES

2 comentarios en “César «El Poeta de la Zurda» Cueto

  1. Pingback: Víctor “Pitín” Zegarra | Los Aliados Cono Svr

  2. Pingback: 5 cosas que todo Aliancista debe saber | Los Aliados Cono Svr

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s