Alianza Lima y su gira a Costa Rica de 1928

Parte de la delegación que enrumbó a la gira por Costa Rica. Parados (de izquierda derecha): Bulnes, Saldarriaga, Segalá, Parravicini, Julio García y Soria. Hincados: Lavalle, Filomeno García, Montellanos, Villanueva, Neyra y Sarmiento (Recorte: libro ‘¡…Arriba Alianza!’, Teodoro Salazar Canaval)

Corría diciembre de 1927 y en Perú se conoció la noticia del interés de los clubes La Libertad y Sport Herediano (que conjuntamente negociaron la visita de diferentes equipos extranjeros), ambos de Costa Rica, para jugar contra Alianza Lima, el vigente campeón del torneo nacional, aún en su etapa amateur. La invitación fue aceptada como una primera aventura en la que también tocarían suelo mexicano y cubano -nunca antes habían salido del país- y que duraría aproximadamente entre cuatro y cinco meses.

Rico tico tico

La delegación aliancista partió el 19 de diciembre en la nave Orazio. Entre sus jugadores más afamados se encontraban el arquero Eugenio Segalá, Juan Rostaing, Alberto Soria, Julio Quintana, Filomeno, Julio y Domingo García, José Maria Lavalle, Alberto Montellanos, Alejandro Villanueva, Demetrio Neyra, Jorge Koochoi (Sarmiento era su apellido materno) y Guillermo Rivero. Además, estuvieron reforzados por otros seleccionados como Alfonso Saldarriaga (Atlético Chalaco), Jorge Pardón y el uruguayo Romeo Parravicini (ambos del Circolo Sportivo Italiano). La delegación estuvo encabezada por Víctor Oyague, presidente de la institución.

En su primera e inusual presentación, los íntimos cayeron por 4-3 ante el Herediano en el Estadio Nacional de San José. Fue un cotejo con detalles estrambóticos, ya que se jugó un 1 de enero a las 10 de la mañana, algo impensado en el actual mundo futbolero. Empero, a pesar de la ajustada derrota, Alejandro Villanueva dejó la primera imagen grata de un futbolista inca en tierras centroamericanas: anotó un doblete.

Los matutinos de Matute

En el primer cotejo entre ambos, La Libertad de Costa Rica y Alianza Lima saltan al campo del estadio Nacional de San José portando las respectivas banderas de su país. El segundo cotejo de Alianza Lima en territorio costarricense fue el 8 de enero, nuevamente en el Estadio Nacional y en el mismo horario matutino -las 10 am-. Esta vez se midió ante el club La Libertad, en cotejo en el que fue homenajeado el Coronel y piloto americano Charles Lindbergh, que el día anterior había aterrizado con su aeroplano en el parque metropolitano de La Sabana. En dicha oportunidad, el equipo peruano echó al tacho todo el homenaje y celebración del aficionado local, ya que sacudiéndose de la derrota de unos días atrás mandó a la cancha a Pardón, Saldarriaga, Soria, Domingo García, Parravicini, Quintana, Bulnes, Lavalle, Montellanos, Koochoi y Villanueva para deleitar al público y brindar espéctaculo. A los 37’, un certero centro de Lavalle hacia Montellanos terminó con el golpe de cabeza de este último, abriendo de esa manera la cuenta. No obstante, pese a las férreas líneas defensivas de ambos equipos, los delanteros se dieron maña para lucirse. Así, en el segundo tiempo, un tiro de Rosabal fue desviado por Pardón, quien posteriormente vio rebotar el esférico en dos de los tres palos de su madero. Pese a ello, los incaicos consiguieron el segundo tanto por intermedio de Koochoi y sentenciaron el 0-2 final.

Los victorianos consiguieron su primera victoria en el exterior: derrotaron al combinado de esa localidad por 2-3, en cotejó del que no se poseen datos exactos sobre los anotadores de los goles. A la semana siguiente, Sport Herediano nuevamente recibió a Alianza Lima -un 15 de enero-, eligiendo -cual cábala- el mismo escenario y el mismo horario de inicio. Esta vez, los blanquiazules, con mejor disposición, deshicieron a la defensa rival para aplicarles una derrota 1-4 con doblete del ‘Gato’ Juan Bulnes.

Cual ‘Rodillo’

Los ticos, dispuestos a emparejar la cuenta entre derrotas y victorias, tenían a La Libertad (con sed de revancha) como última carta. Para este partido, desarrollado el 22 de enero y en el que se puso en juego nada menos que un trofeo donado por el presidente del Perú, Augusto B. Leguía, Alianza mandó al campo a los mismos once que habían derrotado a los liberteños en el enfrentamiento anterior. Desde el inicio de las acciones, el cotejo se tornó duro; se cuenta, incluso, que hubo un intercambio de golpes entre Domingo García y Rafael Madrigal. Tras ese episodio confuso, en el segundo tiempo llegaron los goles: José María Lavalle, endiablado por su punta, logró más de una decena de centros y desbordes peligrosos; en uno de ellos precisamente logró el primer tanto del partido. Sin embargo, los ticos lograrían alzar al aficionado de sus asientos cuando Salvador Tabasch interceptó un tiro directo de su compañero Luis Montero e introdujo -de cabeza- el balón en la portería de Pardón.

Con el balón en la mano, Lindberg es rodeado por los dirigentes de la época y se apresta a dar el play de honor (Foto: cslalibertad.com)

De acuerdo a las crónicas de la época, el juego aliancista fue demasiado brusco y hasta se salvó de ser sancionado con dos penales no pitados por el colegiado. Igual, los íntimos se alzaron con el triunfo, cuando, en una de sus últimas incursiones, nuevamente Lavalle sacó un centro que Bulnes se encargó de anidarlo en la portería, decretando el 1-2 definitivo.

Luego de aquella experiencia, Alianza continuó su pasó por países del otro lado del hemisferio. Así, pisó tierras mexicanas, donde se mostró como un equipo de magnitud, ganándole 1-2 al Atlante, 1-7 al Asturias (campeón azteca en la temporada 1922-1923), 3-5 al tricampeón América (las ‘Águilas’ ganaron el campeonato siguiente, logrando el tetracampeonato), 2-3 al Español y 1-3 en su nuevo enfrentamiento ante el América. Después de su éxito por México, los blanquiazules llegaron a La Habana, donde empataron 1-1 con el Juventud Asturias y 2-2 con el Hispanoamérica, pero cayeron derrotados por 6-1 en su segundo partido contra el Juventud Asturias, cerrando su estadía por Cuba con otra derrota de 4-3 ante el Cataluña.

El placer de un buen final

Ticos y peruanos se vieron las caras en sendos cotejos que, finalmente, galardonaron a Alianza Lima como el mejor en la gira (Foto: cslalibertad.com)

Tras su recorrido exitoso en territorio azteca, los íntimos regresaron a Costa Rica para enfrentar una vez más a La Libertad y Herediano. El 15 de abril, nuevamente en horario matutino, Alianza rivalizó ante los liberteños, partido en el cual se suscitó una polémica después de que los victorianos abrieron el marcador a los 25 minutos: una decisión arbitral para dilucidar un tiro de esquina o saque de meta motivo la airada protesta de Lavalle, quien fue echado del campo y, a su vez, dió origen al retiro del equipo íntimo. Empero, Alianza retornó al campo de juego tras una interrupción de 15 minutos. En la reanudación, ‘Manguera’ Villanueva puso el segundo gol y, tras el descanso, los íntimos decantaron la goleada final de 1-4. El último partido de la gira en Costa Rica fue ante el Sport Herediano (adversario con el que los blanquiazules tenían la serie igualada -1-1- en victorias), en cotejo en que Alianza Lima se mostró endiablado, logrando el marcador más abultado de toda la expedición: 1-8. En el conjunto íntimo destacaron los dobletes de Demetrio Neyra y Alejandro Villanueva.

Los peruanos regresaron a Lima cuatro meses y 21 días después de su partida, logrando como saldo final diez victorias, dos empates y tres derrotas, siendo Jorge Koochoi el máximo goleador de la gira con 14 goles, seguido por ‘Manguera’ Villanueva con 10, Lavalle, Bulnes y Montellanos con 5 y Neyra y Rivero con 4, totalizando 51 goles a favor y 29 en contra. Sin embargo, por espectaculares que parezcan los resultados, las arcas no reflejaron los triunfos; muy por el contrario, los aliancistas llegaron llenos de trofeos, pero sin cobres en los bolsillos. Como se detalla en algunas crónicas de la época, los propios jugadores eran los que mandaban en el club, siendo ellos quienes, posteriormente, se vieron obligados a empeñar estos trofeos para subsistir.

Esta, pues, fue la primera gira que realizó un equipo peruano a Centroamérica, la primera gira de Alianza Lima en toda su historia, y el primer acercamiento de un equipo local con un rival costarricense. Aquella vez, tras el prolongado retorno, todas las alegrías se quedaron en La Victoria.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s